Ficha

País

USA

Año

2004

Título original

I, robot

Duración

134min

Dirección

Alex Proyas

Guión

Jeff Vintar, Akiva Goldsman

Reparto

Will Smith, Bridget Moynahan, James Cromwll, Sonny

Enlaces

Aquí mismo

Externos

Críticas

por autor

por título

# A B C D E F G H
I J K L M N O P Q
R S T U V W X Y Z
Crítica de Yo, robot
Autor: malabesta
Fecha: 2004-07-29.
Póster Yo, robot

Yo, robot

Digerido por malabesta

Si usted ha trabajado o colaborado alguna vez con una institución pública, sabrá que cuando a uno le conceden un presupuesto, ha de gastárselo íntegro, o se enfrenta a la no renovación (y recorte consiguiente) para el año siguiente. Pes así le pasa a "Yo, robot"; a media hora del final, se dieron cuenta de que sobraba mucho dinero, y tenían la necesidad de gastárselo en muñequitos, tiros, peleas callejeras y demás.

Así que la película arranca bien, con una historia interesante: Del Spooner (Will Smith) es un policía de homicidios anacrónico, es decir, un tío que vive en el 2004 (mientras el resto del planeta lo hace en el 2035) y sufre de cierta robofobia. A dicho hombre se le encomienda investigar el dudoso suicidio del doctor Alfred Lanning, padre de la robótica moderna y creador de las tres leyes. Parece ser que su muerte encierra la clave de qué pasa con un nuevo modelo de robot superdesarrollado a punto de salir al mercado. Sin desvelar mucho de la trama, diré que evoluciona dando giros interesantes alrededor de la idea de nacimiento, albedrío y libertad, sin aborto de ovas y lamas, junto con alguna que otra referencia mesiánica.

Toda la parte más metafísica de la trama está escalonada con un thriller policíaco típico; policía con problemas, jefe que retira la placa... al igual que los momentos más reposados de la trama se jalonan con escenas de acción de espectacularidad y emoción variable. Si bien al principio se reciben con cierta frescura, acaban por hartar y hasta hacerse odiosas. Parece que están ahí por razones puramente comerciales, pues son un refrito de otras películas. Saltos como en "Matrix" trepan por los muros como en "Spiderman" batallas campales como en "El Señor de los Anillos". Cuando digo como no quiero decir "al igual que" sino "meticulosamente copiadas". Así que lo que transitaba por un equilibrio saludable de acción/diálogo degenera en espasmos de rescates y peleas que desdicen bastante el conjunto.

El reparto cumple con unos papeles no demasiado exigentes. Will Smith no está demasiado regular, combinando aplomo en las escenas de más riesgo interpretativo con una pinta de rapero callejero en aquellas en las que no hay nadie mirando que dejan un regusto irregular. James Cromwell aparece unos dos minutos y medio, pero habrá quien se deshaga en halagos hacia su persona y la solidez que su interpretación aporta a la película, a pesar de que su personaje sea muy plano (este chascarrillo lo entenderán aquellos que hayan visto la película; los que no, no se rían en la sala cuando lo entiendan al fin). El contrapunto femenino lo da Bridget Moynahan, a la altura de Will, y el contrapunto en género neutro lo da un robot con cara más humana que la de Steven Seagal, por ejemplo. El día en el que la selección artificial se cargue a los actores malos está cerca. Pronto poner a un animatronic será mejor (y más rentable) que contratar a Robert DeNiro para que frunza el cejo.

Resumiendo, una película aceptable, que a los que exijan realismo y conformidad con las leyes de la física en el cine, y a los fans de Asimov, les resultará insoportable. Recomendada, por tanto, para fans de Asimov con ganas de kale borroka. Puntuacion